Widget Image

Conoce a la diseñadora

Virginia Toledo Campos

ENTREVISTA A

¿Por qué decidiste hacer publicidad? ¿Qué te llamó la atención de esta carrera? Cada vez que pasaba por la M30, de Madrid, me quedaba embobaba observando los colores y la luz proyectada por los gigantes rótulos de todos los logotipos que coronan los edificios de las grandes empresas que controlan nuestro país, quería saber cuan poderosas eran realmente y que se escondía detrás de aquellos colores tan llamativos. Me generaba mucha curiosidad el concepto del control de las masas, me imaginaba que, con una herramienta tan poderosa, se podía influir de manera desorbitada en las actitudes de las personas. Pensaba que controlando todas esas herramientas podría colaborar y contribuir a hacer un mundo mejor.

Durante tus años de formación universitaria, ¿en qué te veías trabajando? ¿Tenías alguna preferencia a la hora de buscar prácticas de empleo? Fui descubriendo mis tendencias en los dos últimos años de la carrera, yo no tenia ninguna vocación. Me gustaban todas las asignaturas y de cada una de ellas podía extraer un perfil profesional claro, me veía reflejada fácilmente, todas las áreas eran muy atractivas: gabinetes de comunicación, agencias de publicidad, prensa…o imagínate, trabajar en televisión (yupi!) quería viajar por el mundo haciendo documentales de trasfondo social. También me motivaba mucho la “RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA” , desarrollar acciones reales y “bonitas” por la sociedad de la mano de todas esas grandes empresas que yo miraba anonadada desde la autopista de la M30. Le encontré mi propio sentido a trabajar en una gran empresa, utilizar sus recursos para trabajar en acciones sociales para sus clientes y ayudar al mismo tiempo al resto del mundo. Me fascinaba.

En relación a tu trayectoria profesional, eres creadora de la marca “Made in Tarifa”, ¿cuándo comenzaste a llevar a cabo este proyecto? He realizado varios proyectos por cuenta propia. Empecé cuando, durante mis prácticas como ayudante de dirección en una productora, me tocó un jefe que me hizo la vida imposible, fui víctima de Mobbing en mi primera experiencia profesional y lo pasé tan tan tan mal que no supe poner la otra mejilla para futuros empleos. Me prometí a mi misma que jamás en la vida volvería a tener un jefe, de esto hace ya 9 años.

¿Encontraste algún obstáculo a la hora de emprender tu propia marca? jajajaja, todos. No es fácil arriesgar todo lo que tienes por un sueño, para convertirlo en una idea que no existe, sin apenas experiencia y, sobre todo, sin recursos económicos y materializar esa idea en un proyecto real. Hay obstáculos financieros que limitan y, sobre todo, un país que exprime literalmente a base de impuestos desmesurados a los pequeños empresarios. Pero siempre sentí esa necesidad de hacer las cosas con autonomía y de trabajar en libertad. Me gusta pensar que somos muy jóvenes y que, precisamente por eso, no tenemos nada que perder y si mucho que ganar. Empecé comprando collares de semillas en las tribus indigenas de brasil, los vendía en España y con el dinero me pagaba el viaje. Me volví adicta a viajar y a buscar mercados llenos de productos interesantes. Aprendí de forma autodidacta a afinar el intelecto y, poco a poco, me convertí en una negociante nata, pues con la carita de niña buena y esa rapidez que innatamente se desarrollaba, no había comerciante que se me resistiera. Y ahora me aprovecho de eso, pero lo más importante, me divierto. Poco a poco y con cada viaje me especializaba en crear una estructura propia para optimizar las gestiones en estos países y para desarrollarla más tarde, una buena red y en lugar de comprar, CREAR mis propios productos

Ahora tengo una marca, no tengo jefe y, lo más importante de todo: SOY GESTORA DE MI PROPIO TIEMPO. Y esta debe ser la única RIQUEZA REAL a la que tenemos que aspirar. Tengo, lo que se denomina, “el sueño del directivo jubilado”, además de levantarme todas las mañanas en mi casa frente al mar y sin despertador, tengo una calidad de vida inmejorable, coherente pues vivo donde quiero vivir y tengo la gran suerte de poder elegir como. Y eso me da, sobre todo, PAZ, y estoy muy agradecida. El precio de este lujo es elevado, hay que atreverse a soñar y tener el valor de materializar tus sueños. La vida es maravillosa y me gusta sentir que lo que hago tiene un trasfondo personal importante (para mi y para los demás).

¿Qué es es lo que más te gustó de la carrera? Lo que más me gustó de la carrera fue descubrirme a mi misma y que mis profesores me ayudarán a crecer y a desarrollarme personal y profesionalmente, tal y como lo hice. Entré en la universidad siendo una persona joven, insegura, sin conocimientos suficientes para muchas cosas o situaciones en la vida y salí de allí convertida en alguien capaz de todo, con una fuerza y una confianza tan grande que desde entonces intento comerme el mundo con éxito y sin ninguna limitación. Ese espíritu joven que a medida que crecemos, se va disipando. Salir de la Universidad con esa sensación es un regalo precioso y una sensación maravillosa que no todo el mundo tiene la suerte de experimentar. Durante esos años fui capaz de hacer cosas que nunca imaginé, como aprobar mis exámenes en una universidad danesa bajo un Inglés puramente técnico y universitario, redactando opiniones sobre la globalización a nivel internacional y sus consecuencias en Europa, por ejemplo. Superarme cada año, hasta limites que no me esperaba, fue lo que más me gustó.

¿Piensas que salías preparada de los cuatro años de universidad o echaste en falta alguna formación complementaria (Erasmus, cursos, idiomas…)? Esta pregunta es complicada. Creo que la Universidad te ofrece todas las herramientas para poder formarte con éxito y que depende de la personalidad, actitud y motivación del alumno el como utilizarlas. Puedes aprender idiomas, hacer cursos, irte de Erasmus pero todo requiere mucho esfuerzo y constancia. Hay alumnos que se sienten más que satisfechos aprobando las asignaturas y otros que se exigen más y necesitan más retos, depende de cada persona. A nivel teórico todos podemos salir muy bien preparados. Pero la vida en la Universidad es diferente a la vida profesional y el trabajo diario sólo se aprende con la práctica. Sinceramente, creo que nadie sale con una visión clara y real de lo que le espera a las puertas de la misteriosa carrera profesional.

Hay que apostar por vivir la vida que nos gusta con coraje y motivación, confiando en nosotros mismos, porque si nosotros no lo hacemos, nadie lo va a hacer, ni siquiera nuestros padres, que nos ha apoyado tantos años para poder disfrutar de un trabajo seguro y estable y quieren amorosamente que no fracasemos. Emprender nunca es seguro ni estable, tiene todos los riesgos y obstáculos imaginables y un factor muy importante: EL MIEDO. Un buen emprendedor debe saber gestionar el miedo con talante y sabiduría, con coraje y pasión. No hay que tener miedo al fracaso, cada fracaso es una lección aprendida. Hay que convertir los sueños en ideas, las ideas en proyectos y los proyectos en empresas y tener el corazón abierto a nuestros ideales, así nos aseguramos que lo que hagamos estará bien hecho, aunque no salga como esperábamos, siempre sale mejor. Pues cada vez que nos caemos, no hay que pensar en que hemos fracasado sino en como nos vamos a levantar con más fuerza. Esa es la actitud.

¿A qué público va dirigido la marca? Made in Tarifa en una marca dirigida a un público muy amplio. Hombres y mujeres situados sobre todo en una franja de edad entre los 25 y 50 años, con un nivel socioeconómico medio, alegres, dinámicos, atrevidos y que disfrutan de una filosofía de consumo diferente, con sentimiento, a base de adquirir productos especiales, pequeños detalles que cobran vida en nuevos soportes confeccionados con esmero y cariño y con una historia real detrás de cada uno de ellos.

Diseñas tanto prendas de ropa como decoración, fotografías y joyería ¿Por qué la idea de ofrecer todo este conjunto de artículos? Made in Tarifa es un multiespacio dirigido a diseñadores emergentes que buscan un lugar a la altura de sus creaciones basadas en el “Do it Yourself” – Hazlo tú mismo. Intento ser creativa y polivalente, reinventarme cada año y ofrecer a mis clientes siempre productos innovadores realizados con dedicación y sentimiento. Pues todo está en cambio constante. Made in Tarifa siempre tiene nuevas facetas por descubrir, no se limita a una sola línea de trabajo, lo cual hace el trabajo mucho más divertido y emocionante. Este año, por ejemplo, he comenzado a desarrollar una red de participación solidaria en las escuelas sin recursos en las comunidades Hindúes pobres donde busco las telas para confeccionar mis vestidos, así como yo tengo ventajas haciendo mi colección en estos países de mano de obra más barata, el intercambio es reciproco y he entregado 60 kilos de material escolar en las manitas de los niños (una nueva línea con un claro trasfondo social, encaminada a desarrollar mi objetivo de trabajar en un contexto donde pueda colaborar a mejorar el mundo en el que vivo y extraer el sentido profundo de mi trabajo diario). El próximo año Made in Tarifa viajará a esas escuelas con 5 voluntarios seleccionados para crear una escuela a niños marginados a los que se le niega el derecho legal a la educación, entre otros, por su condición social. Podremos escolarizar a 40 niños, enseñarles valores, higiene, a escribir y a vivir una vida digna fuera de las calles y la miseria.


Hay que convertir los sueños en ideas, las ideas en proyectos y los proyectos en empresas. Made in Tarifa es un sueño, un proyecto en movimiento que da vida y oportunidad, creando futuro fuera de nuestras fronteras y enseñando valores dentro de ellas

FUNDACIÓN MADE IN TARIFA

¿Qué elementos piensas que hay que tener en cuenta a la hora de crear tu propia marca? (financiación, comunicación, redes sociales…). El elemento más importante para mi no es el dinero, las herramientas de comunicación o las redes sociales. El elemento más importante para mi radica en vencer ese miedo del que hablábamos antes. Hay que conseguir que la MOTIVACIÓN sea mayor que el miedo. Vencer todos esos miedos que tenemos de fracasar. Al gestionarlos correctamente crece nuestra autoestima y ésta nos da una nueva visión de la realidad llena de oportunidades, así podemos elegir mejor nuestro objetivo, buscar un “QUE Y UN COMO” que nos motive y sabremos por que y para que queremos crear una marca. Sólo hace falta dar el primer paso, empezar, coger papel y lápiz y atreverse a dibujar tu idea, creer en ti. Cuando has dado el primer paso y tras realizar un plan financiero que se ajuste a gastar lo menos posible, el trabajo empieza a rodar solo. Tendemos a pensar que nos hace falta demasiado dinero, cuando en realidad no hace falta tanto para crear una base. Las redes sociales y la comunicación son herramientas de las que se disfruta una vez creada la marca para su propia expansión.

¿Cuál es tu trabajo en la marca durante el día a día? Como no tengo socios selecciono muy bien cuales serán las herramientas que utilizo para el desarrollo de la misma dependiendo de la época del año, pues Tarifa es un lugar muy estacional. Durante los meses más fuertes del año cuido mucho el trabajo en tienda y la formación del personal para poder transmitir bien al cliente cual es nuestra filosofía de trabajo y como elaboramos los productos.

Durante los meses más tranquilos viajo para innovar mi repertorio, desarrollar nuevas ideas y sobre todo, aprender. Una vez planteada la línea de trabajo, viajo por el mundo para buscar telas y material para confeccionar todos mis diseños de ropa y joyería. Es la parte del trabajo más dura y, al mismo tiempo, la más gratificante. Aunque siempre estoy pensando en nuevos soportes para mis diseños, me centro de manera efectiva en una única red social, utilizo mail marketing para que Made in Tarifa forme parte de la vida de mis clientes y nunca paro de investigar y de aprender.

¿Piensas que es un buen momento para emprender y crear tu propia marca? No siempre es fácil saber lo que uno quiere y plantearse como quiere uno vivir su futuro. En el colegio no nos enseñan a confiar en nosotros mismo, a veces, creer en ti y tener claro lo que quieres puede parecer hasta prepotente. La forma de conseguir tu meta es soñar con lo que quieres, ponerle fecha de caducidad y trabajar hasta conseguirlo. Solo depende de lo que tu creas. Crear una marca requiere tiempo y mucho control mental. Que tu jefe te machaque en la oficina o pensar en ser o hacer algo diferente es lo “políticamente normal” a lo que es demasiado fácil acostumbrarse y hay personas que les asusta elegir el momento adecuado para emprender un proyecto propio y cuando piden consejo se encuentran con otras que les asusta aún más: y si fracasas? y si no funciona? y si el primer año te endeudas? Nunca existe un buen momento, el buen momento lo elegimos nosotros con nuestra actitud: y si me sale bien? y si, por fin, le encuentro un sentido a mi trabajo? Tendemos a pensar que si salimos de nuestros cómodos trabajos y nos arriesgamos a crear nuestra propia marca nunca podremos volver atrás, y esto no es cierto. Cambiar no significa perder lo que tienes, significa que “añades”, el cambio es, en realidad, DESARROLLO. Y esta actitud es clave en un emprendedor.